La jerga utilizada en los criterios medioambiental otra de las causas del desconcierto del ESG

A pesar de que cada vez es un tema más recurrente, hay un gran desconcierto del ESG. Esto se ve reflejado en la diferencia que hay entre el interés que suscita las inversiones en sostenibilidad y las inversiones que realmente se realiza en la materia ESG. Por todo ello, Invesco Research ha realizado una encuesta a 362 personas involucrados en el tema  (201 inversores y 161 asesores financieros).

Los datos revelados muestran que el 90% de los inversores consideran que el medioambiente y la sostenibilidad son importantes. La percepción por parte de los asesores es parecida, ya que el 85% lo corroboran de igual manera o asesorando a sus clientes actualmente, o que están interesados en hacerlo. El problema se ve reflejado en que solamente hay un 10% de los activos de los inversores están en estrategias de inversión responsable, esto se puede deber al desconcierto del ESG, en lo que se refiere a la jerga utilizada.

De estos datos, Invesco Research ha podido concluir, “que existen barreras que habrá que superar si los asesores y sus clientes quieren aprovechar al máximo las oportunidades ESG disponibles”. Otro de los focos que se ha puesto en la encuesta realizada es sobre cuáles son esas barreras.

El 42% de los encuestados han confirmado el desconcierto del ESG, ya que contestaron que la gran barrera es “la falta de conocimiento, a título personal” en la inversión en los distintos criterios sociales, medioambientales y de buen gobierno. Además, la segunda respuesta más común, con un 34% de respuestas fue “el temor a que las inversiones ESG sean más arriesgadas, y más volátiles”.

Debido a este desconcierto del ESG, el apetito por este tipo de fondos se ha visto reducido en el segundo cuatrimestre del año, según publicó Morningstar en su informe.

El desconcierto del ESG
El desconcierto del ESG
El desconcierto del ESG

De manera que los flujos dirigidos a inversiones en ESG se redujeron en un 24% respecto al mes anterior, que contó con unos flujos de 184.000 millones de dólares. Además, en dicho informe se obtuvieron una gran variedad de conclusiones que comentamos anteriormente.

A pesar de este desconcierto del ESG, se ha demostrado en un gran número de estudios realizados que este tipo de inversiones no sustraen rentabilidad, sino que, por el contrario, significa reducir los riesgos que asumes y que haya menos volatilidad en caso de caída.

Además, el gestor de carteras multiactivo Clive Emery, ha destacado que “hay un potencial de mejora en la forma en que los asesores recaban información de sus clientes”. El 38% de los expertos encuestados destacan el hecho de que carecen de un marco para afrontar las preferencias y necesidades de sus inversores y clientes.

La última causa destacada del desconcierto del ESG, es que hay demasiada jerga según destacan el 43% de los encuestados.  Mas aún, el 40% recalca el hecho de que el lenguaje utilizado es bastante complicada y confusa, lo que provoca que sea una fuerte barrera de entrada, según menciona Clive Emery.

Desde Bezero, empresa que conoce bastante bien el sector medioambiental y que tiene bastante recorrido entendemos el desconcierto del ESG en los inversores. En muchas ocasiones el lenguaje empleado puede resultar algo complejo, pero aun así animamos y fomentamos a los inversores a pedir consejo, debido a que como se ha mencionado, en este artículo y en anteriores, supone minimizar en muchos casos los riesgos sin perjudicar la rentabilidad.

Jorge Nistal

Author Jorge Nistal

More posts by Jorge Nistal

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies